¡Bienvenidos!

¡Bienvenidos Parkinson Team! Nuestro objetivo es la difusión de información de calidad sobre la enfermedad de Parkinson. Parkinson Team también pretende compartir las opiniones, impresiones y vivencias de las personas vinculadas a la enfermedad de Parkinson. Espero vuestra participación. Un abrazo a todos, Sonia

Welcome!

Welcome to Parkinson Team! Our goal is the diffusion of quality information on Parkinson's disease. Parkinson Team also intends to share opinions, impressions and experiences of people linked to Parkinson's disease. I expect your participation. A big hug to everyone, Sonia

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Un escáner puede determinar la dosis óptima de un fármaco en el cerebro

Un equipo de científicos que investigan un fármaco para la enfermedad de Parkinson han mostrado cómo un escaneo de resonancia magnética puede determinar rápidamente la dosis óptima para aquellos fármacos que actúen en el cerebro.

Incluso el fármaco más prometedor fracasará si nunca llega a su objetivo. Así que antes de iniciar los extensos ensayos clínicos, las empresas farmacéuticas deben determinar, entre otras cosas, la dosis precisa a administrar, un proceso que puede ser costoso y requerir mucho tiempo.
La manera más precisa de seguir los fármacos a medida que se mueven a través del cuerpo es un escaneo PET (tomografía por emisión de positrones), en el que un medicamento es marcado radiactivamente, inyectado en el cuerpo, y seguido mediante un escáner. Sin embargo, los escáneres PET tienen varios inconvenientes, señala Kevin Black, profesor asociado de psiquiatría de la Universidad de Washington en St. Louis, Missouri, quien dirigió la nueva investigación publicada en la edición de diciembre de la revista The Journal of Neuroscience. Los escáneres y los escáneres PET, son muy caros. Además, puesto que exponen a los sujetos a radiactividad, someterse a múltiples escáneres PET puede representar un riesgo para la salud. Como alternativa a la tomografía, en ocasiones, las empresas farmacéuticas gastan meses o años evaluando las dosis óptimas mediante medidas clínicas, tales como cuestionarios de estado de ánimo o pruebas de destreza manual de los pacientes.
El estudio de la Universidad de Washington, financiado por Synosia Therapeutics, es el primero en seguir el efecto de un medicamento mediante una técnica de resonancia magnética llamada etiquetado de espín arterial (ASL, por sus siglas en inglés). Con este enfoque, los investigadores determinaron la dosis óptima de su fármaco para el Parkinson de forma no invasiva, sin necesidad de someter a los pacientes a inyecciones o a radiactividad, en sólo 4 meses.
Los investigadores enfocaron la máquina de resonancia magnética a las arterias del cuello de los sujetos para etiquetar las moléculas de agua de la sangre, cambiando sus propiedades magnéticas. Estas moléculas de agua se podían ver en los escáneres subsiguientes, lo que proporcionó una imagen del flujo sanguíneo arterial a determinadas partes del cerebro.
Los investigadores realizaron escáneres antes y después de la administración de diferentes dosis del fármaco. Cuando compararon las dosis, Black y sus colegas pudieron ver inmediatamente qué áreas del cerebro implicadas en el Parkinson mostraban un aumento del flujo sanguíneo gracias a la acción del fármaco. Esto les permitió determinar la dosis más eficaz para seguir con las pruebas.
El uso de la ASL para acelerar el paso a los grandes ensayos clínicos interesará a las empresas farmacéuticas como una medida para la reducción de costes, asegura John Detre, neurólogo de la Universidad de Pensilvania quien desarrolló la ASL en la década de 1990 y que no participó en la nueva investigación. "La decisión clave en el desarrollo de un fármaco de continuar/parar pasa por determinar si el fármaco está llegando al cerebro y si está haciendo lo que se cree que está haciendo", explica él. "Este estudio es una fantástica prueba de principio."
La ASL no tiene la especificidad de los escáneres PET, los cuales pueden rastrear la forma en que los fármacos actúan a nivel molecular, indica Luis Hernandez, de la Entidad de Investigación sobre MRI de la Universidad de Michigan. "No obstante, si se quiere saber si el medicamento está llegando a la parte del cerebro donde tiene que llegar", afirma él, "entonces funciona bien".
Un objetivo obvio para la ASL son los antidepresivos, que tardan entre dos y seis semanas o incluso más en mostrar un efecto clínico. Con la ASL, es posible determinar muy rápidamente si el medicamento está afectando el cerebro, lo que indica que podría ser eficaz para tratar la depresión. Detre añade que la técnica podría ser usada en otras áreas del desarrollo de fármacos: "Esta técnica podría ser utilizada para determinar los efectos en el cerebro de una gama muy amplia de fármacos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada